Proyecto hábitat sustentable ejecutado por la UBB deja capacidades instaladas para seguir aportando al desarrollo del país

Fecha de publicación: Viernes 1, diciembre, 2017
Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone
image_pdfimage_print

DSC_8681 DSC_8700 DSC_8714

DSC_8671 DSC_8655 DSC_8668

DSC_8741

Este es un proyecto emblemático para la Universidad”, así calificó el Vicerrector Académico de la Universidad del Bío-Bío, Dr. Aldo Ballerini, la iniciativa liderada por la Universidad del Bío-Bío y que contó con apoyo del Ministerio de Educación, denominada  “Explotación de conocimientos e innovación de clase mundial en biomateriales y eficiencia energética para un hábitat sustentable“, y que tuvo como propósito aumentar significativamente la innovación basada en la producción científica de la universidad con el objetivo de lograr su competitividad a nivel nacional e internacional.

Este es un proyecto emblemático para la Universidad”, así calificó el Vicerrector Académico de la Universidad del Bío-Bío, Dr. Aldo Ballerini, la iniciativa liderada por la Universidad del Bío-Bío y que contó con apoyo del Ministerio de Educación

El Dr Ballerini comentó que la  investigación asociada a las ciencias fue uno de los aspectos que se potenciaron desde la creación del proyecto. “Hoy los procesos de acreditación demuestran que lo hemos logrado”, afirma la autoridad académica. Quien agregó que el proyecto también fue un aporte importante en la consolidación y fortalecimiento de los planes de postgrado, que también fueron una contribución para estudiantes de pregrado. “El convenio de desempeño CDInES nos ha permitido involucrarnos con nuestro territorio”, expresó el Dr. Ballerini.

Por su parte, Martín Centeno Rogers, Jefe del Departamento de Financiamiento Institucional del Mineduc, expresó su gratitud a la Universidad del Bío-Bío por ser parte del aporte regional en materias de innovación e investigación en desarrollo de la docencia, identificando como un factor clave la creación de indicadores y el avance en materias como la vinculación con el medio.  “Este proyecto para nosotros es muy relevante porque siempre estuvo pensado en resultados que tuvieran un impacto social”, señala, Centeno.

El representante del Mineduc destacó la reciente creación de la Vicerrectoría de Investigación y Postgrado de la UBB como necesaria para fortalecer los procesos y avances en temas de innovación científica llevada a cabo al alero del proyecto CDInES.

Este proyecto para nosotros es muy relevante porque siempre estuvo pensado en resultados que tuvieran un impacto social”, señala, Centeno.

Este evento realizado este 27 de noviembre en el Aula Magna de la casa central de la UBB, contó con la presencia del Rector Héctor Gaete Feres, autoridades regionales, directivos universitarios, representantes de empresas y del sector público, investigadores, académicos, alumnos, funcionarios e invitados quienes fueron parte de un panel academia-empresa que permitió reflexionar acerca de los aportes, importancia y desafíos de este proyecto.

Desde septiembre de 2013, fecha en la que la Universidad del Bío-Bío se adjudicó el Convenio de Desempeño, CDInES,  se consolidó como un pilar en materias de transferencia tecnológica, innovación e investigación científica instancia asociadas a la tercera misión universitaria.

Dicho convenio instaló una serie de desafíos para la universidad. Uno de los más importantes fue desarrollar una cultura de innovación en toda la casa de estudios y lograr resultados positivos en áreas donde la Universidad impregna su sello en fortalezas científicas y de potencial transferencia.

El Dr. Mario Ramos Maldonado, director General de Investigación, Desarrollo e Innovación y director de este proyecto fue quien dio a conocer los principales resultados logrados en esta iniciativa, que destaca un modelo de innovación, alianza estratégica con instituciones nacionales e internacionales, una amplia participación de académicos y estudiantes de diversas disciplinas dispuestos a desarrollar ideas y proyectos en el ámbito del hábitat sustentable, entendidas como una problemática mundial.

Alta inversión, impacto y resultados

Debemos transferir ese conocimiento al servicio del desarrollo humano y social, esa es la tarea”. Y agrega, la innovación es para resolver problemas y si es innovación de base científica, esa es tarea de la Universidad, concluye el Dr. Mario Ramos.

El proyecto consideró una inversión de más de 2.500 millones de pesos para un periodo de 3 años prorrogable a 4 y acciones que permitieron superar brechas y alcanzar resultados notables de transferencia e innovación.

En cuatro años de proyecto, se destinaron más de 700 millones en obras, 400 millones en equipamiento científico y más de 1.400 millones en recursos humanos especializados en gestión de innovación y de apoyo a la investigación, entre profesionales, postdoctorados y personal técnico.

En septiembre de 2013, -indica el Dr. Ramos, en su recuento- dimos inicio al Convenio de Desempeño de Innovación basada en ciencia. El convenio nos planteó el desafío de instalar una cultura de innovación en toda la UBB y obtener resultados notables en algún foco donde la Universidad tuviera fortalezas científicas. Los ejes temáticos estuvieron en cuatro ámbitos: construcción sustentable, maderas, biomateriales y ciudad, involucrando a dos facultades, más de 120 académicos, 6 carreras, 3 magíster y dos doctorados.

El proyecto levantó nuevos instrumentos como: proyectos de innovación y prototipado, contratos de investigación para formación estudiantes de postgrado (CIFE). atracción de postdoctorados, programa de Estudiantes para Innovar (EPI).

Esto permitió también el diseño del Centro de Innovación, el Pabellón de innovación, una apuesta por la creación de una Vicerrectoría de Investigación y Postgrado que consolidara e integrara la institucionalidad, ayudó, también, a la formulación del proyecto Ingeniería 2030 con las Universidades de la Frontera y de Talca.

Otras iniciativas relevantes son el apoyo en la formación del Centro de Productividad y Construcción Sustentable, en alianza con UC, UTAL, UCN, Masisa y otras empresas. La solicitud de patentes se elevó considerablemente pasando de 10 el 2013 a más de 25 el 2016.  Respecto a los montos apalancados por distintas fuentes en proyectos relevantes, esta supera los 7.500 millones de pesos, principalmente en inversión física.

Los estudiantes han sido también actores distinguidos en esta iniciativa, destacándose su participación en Fondef VIU, empresas creadas y tesis emprendedoras, con 34 proyectos VIU entre el 2013 y el 2016.

El Dr. Ramos, en su evaluación y balance de lo que ha significado esta experiencia enfatiza en hacer de la ciencia un factor de cambio. “Debemos transferir ese conocimiento al servicio del desarrollo humano y social, esa es la tarea”. Y agrega, la innovación es para resolver problemas y si es innovación de base científica, esa es tarea de la Universidad, concluye.

Panel academia – empresa

La actividad finiquitó con un Panel con participación de empresarios y académicos, quienes dialogaron acerca de  la experiencia vivida en este tiempo y sus aportes. Destacando la riqueza de esta vinculación entre la academia y la empresa. La necesidad de seguir trabajando juntos y consolidar lo avanzado.

Participaron de este panel, los académicos de la Universidad del Bío-Bío Dres. Ariel Bobadilla Moreno, del área de construcción sustentable; William Gacitúa Escobar, del área biomateriales; y Sergio Baeriswyl Rada, del área ciudad. En representación de las empresas y organismos públicos, en tanto, intervinieron el subgerente de Desarrollo de Aserraderos y Remanufactura de CMPC, José Pablo Jordán; el gerente de Valor Agregado y Tecnologías de Procesos de Masisa S.A., Esteban Ramírez Moraga; y la jefa de la Unidad de Proyectos Habitacionales del Servicio de Vivienda y Urbanismo, Fabiola Godoy Romero; panel moderado por la Dra. Maureen Trebilcock Kelly.

Socios estratégicos

Esta iniciativa contó con la colaboración de socios nacionales, como el Centro de Investigación en Polímeros Avanzados, la Corporación Chilena de la Madera, el Instituto Forestal, el Instituto de la Construcción, las municipalidades de Concepción, Talcahuano y San Pedro de la Paz, Masisa, Forestal Mininco – CMPC, 3M, OXIQUIM, PymeMad, TECHO – Un Techo para Chile y Ministerio de Vivienda y de Energía, entre otros.

Participaron también las universidades de Laval, de Canadá; Washington State University, de Estados Unidos y de Bordeux Francia a través de un consorcio internacional conformado por la Universidad del Bío-Bío.

Fuente: DGIUBB

 

 

479 visitas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *